Reflexiones de la vida. Lo que el 2022 me enseñó

Reflexiones de la vida 2022

Estaba leyendo mi artículo: Lecciones de vida 2021 (te invito a leerlo porque te ayudará a que reflexiones de la vida y sobre tus avances en este último año) y me di cuenta que en ese año mis mayores avances fueron inspirados en otras personas. Es decir, en factores externos a mí. Te puedo decir que el 2022 mis avances se dieron porque me inspiré en mí misma y en conectarme más fuerte y profundo con mi alma y esencia.

Las tres más grandes reflexiones y aprendizajes que tuve el año pasado fueron:

“DIOSIDADES” (sincronicidades)

En el 2021 aprendí a estar consciente de las sincronicidades de la vida y cómo estas te pueden llevar a situaciones, personas y lugares mágicos. Pero no fue hasta el 2022 que entendí que no existen las sincronicidades, en realidad son DIOSIDADES. Lo pongo de esta manera porque yo creo en Dios. Si no crees en Dios o algo superior a ti, entonces la palabra sincronicidades mágicas aplicaría para ti.

Existe una fuerza mucho más grande que uno mismo que nos enseña que cada momento es perfecto y único, pero también de aprendizaje. Nada es coincidencia y todo evento nos ayuda a crecer y lograr nuestros sueños y objetivos.

Algo mayor a mí me guía, pero también defino qué quiero (intención, plan y manifestación).

Estoy viviendo de una manera más intuitiva (desde el SER) en donde me presento ante la vida dispuesta a experimentar y a recibir. Con esto permito que las cosas se desenvuelvan como debe de ser soltando el control. Esto es más el lado femenino de la ecuación.

Por otro lado, defino mis metas y racionalizo (desde el HACER). Esto me permite estar abierta al aprendizaje y entendimiento de las cosas. Utilizo el análisis, la lógica y racionalizo para poder llegar a conclusiones y poder tomar decisiones que hagan sentido para mí.  Este es el lado masculino de la ecuación.

En la vida necesitas fluir en una danza con ambos. Es un poco de empujar y fluir. Es un reto, pero he ido avanzando más rápido y le logrado más haciendo menos encontrando este balance.

Si me enfoco solo en lograr mis metas y objetivos, no me disfruto el viaje y me cuesta más fluir. Y si me enfoco solo en experimentar no hago un alto para ver cuál ha sido mi aprendizaje y cómo puedo utilizar esas vivencias para aportar mi granito de arena en el mundo.

PACIENCIA

Mi enfoque principal del 2022 fue sanar físicamente mi espalda. A principios del año me hice una radiografía y resonancia con lo cuál mi neurocirujano me dijo que la posibilidad de que me tuvieran que operar era muy grande. La decisión en conjunto fue que iba a trabajar en todo lo que fuera necesario para evitar la operación.

Esto no lo pude hacer sola. Yo sabía que sola lo más probable es que me iban a tener que operar, entonces armé un grupo de apoyo de diferentes especialistas que me han estado apoyando y ayudando en sanar y corregir mi espalda a lo largo del año. Acá quiero aprovechar este artículo para agradecer a las siguientes personas porque con su “expertise” y apoyo me han ayudado a que mi condición NO llegue a una operación:

      • Mi traumatólogo el Dr. Carlos Dávila Mohr

      • Mi neurocirujano el Dr. Enrique Azmitia

      • Mi hermano Christopher Muñoz que también es neurocirujano

      • Mi doctora de Nueva Medicina Germánica la Dra. Andrea Delgado

      • La Dra. Maritza Luz con quien hice el procedimiento de Atlas Profilax

      • El Dr. Pranav a través de desintoxicar y sanar mi cuerpo con alimentación y hierbas

      • Mi equipo de fisioterapistas lidereado por Stefanie Göetzke

      • Tatiana Llort que me apoyó con una sesión de biomagnetismo

      • Gabriela Guirola que me ha apoyado con neuromodulación

    Este proceso me ha tomado tiempo y genuinamente he aprendido qué significa la expresión: “Los tiempos de Dios”. Se que las cosas no ocurren según nuestra expectativa y lo que tenemos en nuestra cabeza o esa idea fantástica que suceda lo que queremos, pero que hasta que estamos listos y hemos hecho nuestro trabajo, es decir, que nos convertimos en esa persona que necesitamos ser para que se de lo que queremos, entonces la magia ocurre.

    Te puedo decir que un año después mi espalda está muchísimo mejor. ¿Ya sanó? Aún no, pero sé que mi cuerpo tiene la capacidad de sanar y estoy trabajando en ello. No sé cuánto tiempo más me tomará, pero con paciencia, trabajando en mí y siguiendo los consejos de mi equipo de apoyo he ido avanzando abismalmente y mi salud es completamente otra hoy de lo que era hace un año.

    Uno de los grandes regalos de esta aventura ha sido que no me preocupo más por mi peso y adelgazar, que era de mis enfoques en el pasado. Lo que busco y hago es tratar mejor a mi cuerpo para que esté sano, lo escucho más para darle lo que necesita en cada momento: alimento, ejercicio, descanso, masaje, etc.

    AMARME MÁS

    Quiero que imagines un bol en donde metes en tu vida situaciones, personas y cosas. Ese bol tiende a estar bastante lleno, sino es que rebalsado. Por lo general queremos meter cosas, situaciones y personas nuevas a nuestra vida, pero no hay más espacio para hacerlo.

    ¿Quieres hacer 30 minutos diarios de ejercicio?

    ¿Te gustaría tener una pareja que te ame y que tu ames?

    ¿Buscas incrementar tus ingresos?

    Para poder tener nuevas cosas en tu vida tienes que reflexionar sobre lo que necesitas, deshacerte y sacar de tu vida cosas, personas y situaciones que te mantienen estancado o que no te permiten lograr tus sueños. No hablaré acá del tema de sacar familiares de tu vida, porque es un tema más complejo. Aquí lo único que diré es que tu debes cambiar para que la dinámica cambie y mejore, ellos no son los malos de la película. Solo te están mostrando algo que ya estás listo para cambiar en ti.

    Acá hablaré de personas que no te aportan a tu vida. Son esas personas negativas, que no quieren verte triunfar y ser feliz. No tienes que pelearte con esas personas, pero si las sacas de tu vida darás espacio en el bol para conocer gente que si le importe que estés bien y seas feliz.

    Si tienes tu casa llena de cosas que no usas, sácalas, regálalas, dónalas, véndelas, lo que haga sentido para ti, para vaciar el bol y sentir que la energía fluye en tu espacio, sentirte más liviano y menos denso anímicamente.

    ¿Hay situaciones que no puedes manejar? Busca ayuda para resolverlas cuanto antes y así vaciarla del bol, para darle espacio a cosas nuevas y buenas que puedan venir a tu vida.

    Esta práctica la he vuelto un hábito desde el 2020. Cuando saco del bol esas cosas, personas y situaciones me estoy permitiendo a mi un espacio especial en mi vida y a ponerme a mi primero. Yo soy lo más importante. Si quiero tener buenas relaciones, la mejor relación que busco tener es conmigo misma. Si quiero tener más dinero, busco tener una excelente relación con el dinero. Si quiero bajar de peso, busco tener una excelente relación con mi cuerpo.

    Todo esto se encierra en aceptarme, quererme, apapacharme y confiar en mí. Este año aprendí a un nivel más profundo a quererme a mi misma y esto me ha permitido:

        • Soltar personas que no aportan a mi vida (ya había empezado a hacer esto desde pandemia, pero ahora digo abiertamente que no me interesa una relación con personas específicas)

        • Confiar en mi grandeza y genialidad para usarlos en mi vida personal y profesional

        • Pedir ayuda en temas que desconozco o que no soy buena haciéndolo

        • Ser compasiva conmigo misma. Me equivoco y mucho. Pero aprendo y veo cómo mejorar.

        • Darle a mi cuerpo lo que necesita en todo momento

        • Mejorar mi relación con mi hijo y mi esposo

        • Ser más congruente con lo que pienso, digo y hago.

      Este trabajo es de por vida, pero me emociona tener mayor consciencia y vivir con más paz aceptándome y queriéndome tal y como soy. Sabiendo que hay gente que no hará clic conmigo y está bien, hay muchos caminos y procesos. Les tengo compasión y entiendo que energéticamente estamos en lugares diferentes y eso está bien. No soy “monedita de oro” y no pasa nada.

      Espero que estos aprendizajes te ayuden y definir cuáles fueron los tuyos durante el año y compártelos conmigo. Me encanta este momento de reflexión de a dónde hemos llegado después de un año de muchos retos a todo nivel. Que el 2023 sea un año donde mantengas tu paz interna en medio del caos y la confusión.

      Deja un comentario

      Entradas relacionadas

      Recibe en tu mail mi guía gratuita sobre el estrés laboral

      Aprende las claves más importantes para superar todo aquello que te causa estrés laboral.

      Guía Estrés Laboral